Noticias

Crónica| 0-0. Insuficiente empate y poco juego

El Córdoba CF se deja dos puntos ante el Sabadell

Punto insuficiente. El Córdoba CF no pudo pasar del empate ante el Sabadell en un choque que no pasará a la historia del buen fútbol. En un tramo de competición donde los rivales no perdonan, el sumar de uno en uno se antoja bagaje escaso si se quiere aspirar a lo máximo. La recta final está aquí. Nueve finales por delante decidirán todo. La próxima, de órdago. Alcorcón espera.
La derrota en el Miniestadi, unida a la recuperación de algunos hombres clave, propició algunos cambios en el once inicial cordobesista. El más significativo, sin duda, por su importancia y peso específico en el equipo, el retorno del Gran Capitán: Gaspar Gálvez. El veterano central califal alternó con Ximo Navarro –ganó la partida a David Prieto- en el centro de la zaga. Fuentes, otro que regresaba tras sus molestias musculares, propicio que Dubarbier adelantara su posición en banda izquierda. No quedaron ahí las modificaciones. López Garai volvía a asumir la responsabilidad en la meduilar, mientras que López Silva sería el hombre encargado de enlazar con un Charles que se convertía en la referencia ofensiva de los de Jémez.
Lluis Carreras, por su parte, arribaba a la ciudad califal con importantes bajas en su equipo habitual, las cuales afectaban de manera especial a la retaguardia. Hasta 8 hombre se perdieron el duelo por diferentes motivos, bien por sanción –caso de Juanjo, Antonio Hidalgo y Agustín- o lesión. Con ello De Navas estaría bajo palos; Toni Lao, Samuel, Olmo y Bermudo, cuarteto defensivo; Héctor Simón, Juvenal y Ezequiel, tripleta en la medular, con Arteaga, Aarón Bueno y Luna como máximos exponentes ofensivos.
El primer acto, como lo atmosférico, frío. El equipo de Jémez se vio sorprendido por un Sabadell que maniató a los blanquiverdes en todas sus líneas. Los rivales parecen tener bien aprendida la lección. La fluidez en el juego de los cordobesistas brilló por su ausencia, llegando, incluso, a dar más sensación de peligro el cuadro de Carreras. Una internada de Fuentes, pese a todo, se convirtió en la primera ocasión digna de mención. Olmo, por desgracia, taponó la internada del canterano.
Alberto García, pese a todo, no pasaba por apuros. Los arreones gualdinegros quedaban solo en eso, arreones, los cuales morían a pies de la zaga local. Borja García, rebasado el ecuador del primer acto, despertó a una grada que, dicho sea de paso, mostró por primera vez su desacuerdo con el juego blanquiverde. Los pitos, particularizados alguna que otra vez en un jugador como Hervás, se antojan injusto a todas luces, máxime cuando este bloque ha encandilado a propios y extraños a lo largo de muchos meses. Auténtica pena sintió más de uno al escuchar la música de viento por el coliseo ribereño. Sea como fuese, el disparo del madrileño obligó a lucirse a De Navas, espectacular en su acción.
La ocasión, lejos de envalentonar a los locales, los precipitó un poco más. La tripleta atacante del Sabadell comenzó a merodear más de la cuenta los dominios de Alberto. Luna, Ezequiel y Arteaga metieron el miedo en el cuerpo al respetable, no por lo nítido de los acercamientos, más bien por sensaciones. Gélido el ambiente en el Nuevo Arcángel en el primer tiempo pese a los más de 12.000 espectadores congregados en él. Aun así, quienes tuvieron las más claras fueron Toni Lao –no supo que hacer con un balón suelto en la frontal- y Juvenal, cuyo testarazo se estrelló en el lateral de la red. El descanso, con murmullo de grada incluido, llegó con tablas en el luminoso.
El segundo tiempo fue otro cantar. La intensidad y los decibelios fueron increscendo minuto a minuto. Buena culpa de ello –amén de una recuperación del juego blanquiverde- la tuvo Hernández Hernández. El canario, con sus desastrosas decisiones, metió al Córdoba CF en el encuentro. Su recital comenzó al expulsar a Ximo Navarro por una mano más que dudosa. El balear tomó rumbo de la caseta sin hacer nada del otro mundo. Apenas se llevaban transcurridos diez minutos de la reanudación. Con anterioridad, Alberto García ganó un providencial mano a mano a Ezequiel.
Casi a renglón seguido, el trencilla insular demostró lo pésimo colegiado que es, ya que no expulsó a Fernández –si pita la falta debe mostrar la roja- cuando el de Fátima hizo una falta sobre la misma frontal del área siendo el último defensor blanquiverde.
Sin embargo, la acción que encendió al Nuevo Arcángel fue un tanto anulado a Airam Cabrera. El delantero blanquiverde cabeceó de espaldas al marco de De Navas un esférico enviado desde la medular. Las imágenes dejaron a las claras el grave error del colegiado. Las manos de Olmo poco después, otro despropósito más del de negro, hoy de azul.
El trabajo físico del Córdoba CF en el tramo final de partido fue más que positivo. La inferioridad numérica apenas se notó, muestra inequívoca del buen hacer califal. Aún así, el botín fue tan solo de un punto. La entrada de Vico y Alberto Aguilar no terminaron de aportar esa dosis de oxígeno necesario para doblegar a los catalanes
Quinta plaza –el domingo se puede descender una- 54 puntos y toda una semana por delante para preparar un choque de alturas en Santo Domingo. La AD Alcorcón espera en un envite que puede marcar un antes y un después en esta recta final de competición apasionante.

Córdoba CF 0 – CE Sabadell FC 0
Córdoba CF: Alberto García, Fernández, Gaspar, Ximo Navarro, Fuentes (Vico, m.83), Borja García, López Garai, Javi Hervás (Airam, m.46), Dubarbier, López Silva (Alberto Aguilar, m.87) y Charles.
CE Sabadell FC: De Navas, Toni Lao, Samuel, Olmo, Bermudo, Aarón Bueno, Héctor Simón, Juvenal, Arteaga (Puigdollers, m.71), Ezequiel (Alex Cruz, m.76) y Luna (Florian, m.83).
Árbitro: Hernández Hernández (C. Canario), auxiliado por Aboy Rivas y Naranjo Pérez. Desastrosa actuación. Amonestó a los blanquiverdes Fernández, Gaspar y López Garai, así como a los visitantes Luna, Olmo, Héctor Simón, De Navas, Puigdollers, Samuel, Arteaga y Bermudo. Expulsó, por doble amonestación, a Ximo Navarro (m.55)
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 34ª jornada -33ª en disputarse- de la Liga Adelante disputado en el Nuevo Arcángel ante 12.475 espectadores. Antes de comenzar el encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de la madre del guardameta del Sabadell FC Mackay.

You may also like

More in:Noticias

Opiniones

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 %