Noticias

CÓRDOBA-BARÇA,0-2. Con muy buena nota

Pese a la derrota, los de Berges plantan cara a todo un FC Barcelona. Messi, autor de los tantos, decide con su calidad

Orgullo. No existe otra palabra para calificar lo que ha hecho sentir el Córdoba CF a toda su masa social. Si hace unos días –todo hay que decirlo- el público despidió a los suyos con más pitos que palmas tras el empate ante el Sporting, el episodio vivido ante el Todopoderoso FC Barcelona supone la antítesis de las sensaciones. Los blanquiverdes pueden salir, pese a la derrota, con la cabeza muy alta. Todo un ejemplo para futuros duelos. Amén de codearse con la élite del fútbol mundial, la dosis de moral adquirida debe servir de apoyo psicológico para el duelo liguero ante el SD Huesca. Aunque El Alcoraz está a la vuelta de la esquina, dejemos, al menos, unas cuantas horas para asimilar, sintetizar y, por qué no, paladear algunos pasajes de esta noche histórica para el cordobesismo.

Con muchos quilates sobre la hierba, los primeros compases de partido sirvieron para que más de uno se frotara los ojos en un Nuevo Arcángel que vestía lindo, como en las grandes ocasiones. La grada, enchufadísima, a punto estuvo de celebrar dos tantos blanquiverdes en los primeros cinco minutos de partido. Pedro, con un potente chut desde la frontal que desvió Pinto a corner, y Fede Vico, con otro disparo con claro marchamo de gol, metieron el miedo en el cuerpo a un FC Barcelona que demostró poco después el por qué de su vitola de equipo galáctico. Thiago avisó con un potente zapatazo que se estrelló en la madera. Villa, atento en banda izquierda, recogió el rechace y asistió para que Messi, suspense incluido, hiciera el 0-1 casi desde la misma línea de gol. El fútbol, una vez más, era injusto con los blanquiverdes, los cuales habían invertido en todos los aspectos del envite más que los visitantes.

Pese a acusar algo el golpe, los ribereños no se achicaron, logrando el tanto del empate por mediación de Enzo Rennella. Lastima que Del Cerro Grande, a instancias de su asistente, anulara el gol del franco-italiano. Las imágenes de televisión demostraron que el madrileño se equivocó en su decisión. Por cierto, gran jugada de Fede Vico en dicha acción. El canterano, como en los últimos duelos, rayó a gran altura.

Los minutos pasaban y los de Berges, incluso, le disputaban la posesión a los de Tito Vilanova. Ver para creer. Cierto es que las gotas de calidad que desprendía el cuadro azulgrana no dejaban indiferentes a nadie. Aun así, y pese a la diferencia de categoría, la distancia entre uno y otro sobre la maltrecha hierba era mínima. Los andaluces estaban tuteando –sí, han leído bien- a todo un líder destacado de Primera División. Eso solo tiene una palabra: orgullo. Motivación, escaparate, oportunidad, deseo… Busquen el sustantivo que quieran. El hecho, siendo muy objetivo, es que los andaluces merecieron algo más al ecuador del choque. Antes del mismo, jugadón en toda regla de Leo Messi, quien dribló a todo aquel que salió a su paso. Por la pequeña pantalla, el juego de“La pulga” impresiona, en directo se magnifica. El “Si se puede” con el que el respetable despidió a los califales lo dice todo.

El segundo tiempo comenzó bastante más sosegado. Las ocasiones, como si de un intercambio de golpes se tratara, fueron esta vez azulgranas. Pedro, por partida doble, estuvo a punto de ampliar distancias. La falta de tino y una gran intervención de Saizar dejaron el duelo aún abierto. Todo ello pareció atenazar algo a los de Berges, a los cuales le costaba mucho más acercarse a la meta de Pinto. Conciente de ello, el técnico cordobés movió ficha. Patiño, sustituto de Rennella, trató de oxigenar algo más la delantera blanquiverde, si bien la solidez defensiva azulgrana era patente. Pese a no llegar un grave bajón físico, los cordobesistas vieron como Messi volvía a marcar diferencias. El de Rosario, tras recibir un buen pase del recién incorporado Alexis Sánchez, no perdonó ante Saizar. El vasco, pese a abortar una ocasión del argentino minutos antes, nada pudo hacer ante la letalidad de Messi.

De ahí al final, poco que contar. El fútbol control del Barça ganó la partida a la garra cordobesista. Patiño, en la prolongación, tuvo la mejor ocasión para haber recortado diferencias. No fue así y la eliminatoria, aun quedando 90 minutos por delante, quedó prácticamente sentenciada en el choque de ida. El 2013 traerá el desenlace final, si bien los pasajes desprendidos está noche tardarán en olvidarse.

Córdoba CF 0 – FC Barcelona 2
Córdoba CF: Saizar, Fernández, Alberto Aguilar, Gaspar (Damián, 81’), Fuentes, Pedro, López Garai, Caballero, Dubarbier, Fede Vico (Ayina, 87’) y Rennella (Patiño, 62’).
FC Barcelona: Pinto, Alves (Montoya, 77’), Pique, Mascherano, Jordi Alba, Xavi, Thiago, Song, Pedro (Alexis, 65’), Villa (Tello, 83’) y Messi.
Árbitro: Del Cerro Grande (C. Madrileño). Amonestó a los blanquiverdes Dubarbier y Fede Vico.
Goles: 0-1 Messi (10’) 0-2 Messi (73’)
Incidencias: Encuentro de ida de los octavos de final de la Copa de SM El Rey disputado en el Nuevo Arcángel ante 20.000 espectadores, aproximadamente.
Fuente: Minuto90.com
 

You may also like

More in:Noticias

Opiniones

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 %